La cambiante naturaleza de la amenaza y del conflicto en el siglo xxi

19 febrero, 2010 § Deja un comentario

PROLOGO

El mundo en los inicios del siglo XXI se percibe hoy convulsionado, caótico e impredecible.  Si hay un rasgo que parece distinguir al mundo de hoy es su carácter esencialmente impredecible.Efectivamente, la proliferación de conflictos de distinto orden en distintas regiones del orbe, denotan la existencia de profundas controversias de intereses que no fueron resueltas durante el siglo XX y que constituyen su herencia más negativa.

El hambre, el SIDA, la pobreza, las diferencias religiosas, las tensiones étnicas y raciales, las luchas por el agua o por el petróleo, los conflictos originados en el control de zonas estratégicas del mundo, las distintas formas de intervención de la potencia imperial en aquellas regiones del mundo donde se juegan intereses cruciales, todas ellas son parte de la herencia que el siglo XXI ha recibido de la centuria anterior y, en algunos casos, del siglo XIX. El mundo de hoy es tanto o más impredecible que durante el siglo XX.

Este ensayo tiene por objeto examinar el dilema de la guerra y la paz en la época contemporánea.

Tres disciplinas nos permiten examinar este tópico: las Relaciones Internacionales, la Teoría Estratégica y la Ciencia Política.  Este trabajo presenta un análisis del sistema internacional, desde la perspectiva intelectual  de la escuela teórica del realismo político y estratégico.

UNIPOLARIDAD, IMPERIO, INCERTTIDUMBRE Y REDISTRIBUCION DE LAS HEGEMONIAS: LOS DETERMINANTES ESTRUCTURALES DEL ORDEN MUNDIAL ACTUAL

Cuatro conceptos y tendencias profundas permiten comprender el actual estado del sistema internacional: la unipolaridad, un esquema del orden mundial que opera como resultado del término de la guerra fría (1945-1990); la actual hegemonía imperial estadounidense en los planos tecnológico, estratégico y económico; el predominio de un clima internacional caracterizado por la incertidumbre más o menos generalizada o por la pérdida de las certidumbres estratégicas y políticas anteriores; y una tendencia cada vez más marcada hacia la redistribución de las hegemonías a escala planetaria.  El actual orden mundial se comprende a partir de la existencia de un esquema unipolar, es decir, del predominio y hegemonía de una sola potencia sobre el conjunto del sistema-planeta.

Esa potencia unipolar es hoy Estados Unidos.  La hegemonía estadounidense le permite desempeñar en la actualidad una posición de dominación incontestable en el mundo entero, posición que se caracteriza por el ejercicio cada vez más  creciente de una dominación de caracter imperial. Al ordenarse el sistema-planeta en torno a una potencia global, se asume que la forma cómo esa potencia global ejerce su hegemonía es mediante la configuración de relaciones de carácter imperial con las demás potencias mundiales y regionales.

El imperio global es hoy entonces una categoría de análisis que permite entender la forma cómo se encuentra materializada la actual arquitectura internacional y como está distribuido el poder y la dominación en el mundo contemporáneo.

El imperio ordena el mundo a partir de una jerarquización desigual de las potencias y de una asimetría estratégica estructural básica que el actual “desorden” mundial hereda del anterior sistema internacional.

El antiguo sistema internacional basado en el paradigma de Westfalia, se encuentra en transición hacia un orden imperial, hacia una Nueva Edad Media postmoderna en que los Estados nacionales son sometidos a una creciente presión “desde abajo” o sea desde las demandas y reivindicaciones regionales y locales, y “desde arriba”, o sea desde las emergentes entidades supranacionales y transnacionales que gradualmente le van restando márgenes de soberanía.   De este deterioro del Estado nacional como entidad única y primordial del sistema internacional, también se beneficia la dominación imperial.

El imperio como forma de dominación capitalista global es parte de un proceso estructural mayor del sistema internacional: la redistribución de las hegemonías.  El sistema internacional se distribuye en una jerarquización asimétrica de los actores internacionales.   Esta jerarquización de los actores internacionales, además de las instituciones internacionales y de las organizaciones supranacionales, necesariamente incluye a las potencias globales, potencias mundiales y Estados pivotes continentales, así como potencias regionales y subregionales.

América Latina forma parte de este esquema de redistribución de las hegemonías, en cuanto espacio  geopolítico caracterizado por su desarrollo desigual y dependiente y por su posición periférica dentro del orden global,  y por su condición de espacio geo-económico de interés por los recursos naturales que posee.

Los intereses energéticos y los recursos naturales escasos: los determinantes estructurales del conflicto

Las causas fundamentales de las frecuentes guerras que han asolado el mundo desde 1914 en adelante, podrían ser analizadas desde varios puntos de vista.   Aquí se analizan desde la óptica de los intereses energéticos y del control sobre ciertos recursos naturales escasos como el agua o el uranio.

Las guerras del siglo XX y la mayor parte de los actuales focos de conflicto en el mundo se pueden explicar a partir del propósito de determinadas potencias de acceder o asegurarse el control sobre las fuentes de producción y suministro del petróleo.   Desde la década de 1950-1960 en adelante el sistema mundial vive una secuencia de conflictos y guerras originadas en el petróleo.

Guerras por el petróleo en que las potencias mundiales y las grandes corporaciones internacionales occidentales que controlan los puntos de producción se han disputado ya sea directamente (guerra fría entre Estados Unidos y la URSS de 1945 a 1990), o a través de sus Estados aliados (Israel, Arabia Saudita y Jordania como aliados de Estados Unidos; Irak y Egipto como aliadas de la antigua URSS).

Sin embargo, desde el término de la guerra fría (1990) el Medio Oriente ha experimentado un proceso de agudización de las tensiones originadas en el surgimiento de movimientos y grupos islámicos que reivindican el petróleo como propiedad de los Estados árabes donde éste se encuentra, apoyando su demanda en la exacerbación de los sentimientos nacionalistas y de las creencias religiosas dentro del islam.  Cabe subrayar que desde fines del siglo XX, el islam (aún dentro de sus complejas diferencias interiores entre las corrientes chiitas y sunnitas) vive una profunda transformación de orden geopolítico y cultural caracterizada por una toma de conciencia de su potencia energética y por una reafirmación cultural y nacional de su identidad religiosa, como forma de oponerse y resistir a la presencia occidental en sus tierras.

amenazas impredecibles y asimetría: la cambiante naturaleza del conflicto

Ya las guerras no son como antes.

Los conflictos no solo se han vuelto impredecibles, sino que las causas de los conflictos, es decir, en términos estratégicos “la naturaleza de la amenaza” ha cambiado sustancialmente desde los últimos 20 años del siglo XX.  Las guerras del presente no se declaran, se hacen; las guerras se producen por lo tanto en una dimensión de vacío del derecho internacional que impide controlarlas por los procedimientos diplomáticos tradicionales.

Pero además, han evolucionado las causas del conflicto.

En efecto, a las guerras por razones ideológicas, culturales, étnicas y/o religiosas, se agregan los conflictos territoriales y fronterizos, y además, se suman hoy los conflictos económicos y comerciales y la extendida disputa por los recursos naturales escasos (petróleo, gas, uranio y otros metales raros, agua potable…), pero también por el control de recursos naturales no siempre escasos pero de alto valor específico para los Estados involucrados (pesca, dominios marítimos, etc.).

La guerra además, se ha extendido en sus formas específicas de manifestarse, dejando las tradicionales dimensiones terrestre, marítima y aérea, ahora superadas por nuevas modalidades del conflicto bélico como la guerra electrónica, la guerra biológica, química y bacteriológica, además de la guerra nuclear, los conflictos de baja intensidad, la guerra espacial, la guerra por la información o guerra informacional y la guerra ecológica o ambiental.  A estas formas no convencionales del conflicto moderno, deben agregarse también otras combinaciones de la acción estratégica como la guerra aero-terrestre y la guerra submarina.

A la complejización de la amenaza y de las formas del conflicto, se agrega el fenómeno mundial de la proliferación de las armas a toda escala, desde la expansión de los sistemas de producción hasta la implosión de las redes de comercialización abierta y encubierta de armas y sistemas de armas.

Los nuevos conflictos de hoy y del futuro predecible serán aún más impredecibles, no obstante que los avances tecnológicos en materia de sistemas de vigilancia, control y prevención nos podrían augurar un mundo más controlable y seguro.  No es así.  la proliferación de armas y sistemas de armas, y la complejización de la amenaza determinan por el contrario, que nos internamos en un orden internacional en que la agresión, la amenaza del uso de la fuerza, la provocación o la gesticulación, puede devenir más frecuentes a medida que las instituciones internacionales (Naciones Unidas en primer lugar) sean percibidas como sistemas complejos poco capacitados para prevenirlas o evitarlas.

En un orden mundial como el presente en que la potencia global e imperial solo interviene allí donde sus intereses vitales y estratégicos los perciba amenazados, y donde en consecuencia pueden quedar amplias zonas del mundo -de bajo interés para los Estados Unidos- expuestas a la guerra civil, a los conflictos étnicos, religiosos o geopolíticos y para los cuales la presencia internacional puede llegar a ser tardía e ineficaz, la tentación de cada Estado de armarse para disuadir enemigos reales y potenciales solo puede agudizar las posibilidades de estallidos.

Manuel Luis Rodríguez U.

orientaciones bibliográficas

A revolution in warfare. Eliot A. Cohen.  Foreign Affairs. Vol. 75 Nº 2. March/April 1996. N. York, 1996.

America’s Information Edge. Joseph Nye – William A. Owens. Foreign Affairs, vol. 75 Nº 2.  March/April 1996. N. York, 1996.

Amin, S.: Geopolitique de l’imperialisme contemporain. Paris, 1996. L’Harmattan.

Arm in Arm: The Political Economy of the Global Arms Trade. William W. Keller. N. York, 1995.  Basic Books.

De la guerre. K. von Clausewitz.  Paris, 1956.  Ed. du Minuit.  (Hay traducciones en español -argentinas, españolas y cubanas- del tratado “De la Guerra” de Karl von Clausewitz, el más destacado estratega teórico del siglo XIX).

Géopolitique.  Les voies de la puissance. Pierre M. Gallois.  Paris, 1990.  FEDN – Plon.

Glosario de Defensa. M. Sheehan – J. H. Wyllie.  Madrid, 1991.  Ministerio de Defensa de España.

Historia Universal Salvat. 20 vols.  Barcelona, 2006. (Una interesante colección muy actualizada de Historia de la Humanidad, con presentaciones de los distintos continentes y naciones.  Recomendable.)

Historia del siglo XX. Eric Hobsbawm.  B. Aires, 2001.  Grijalbo-Mondadori. (De los numerosos textos de historia de Eric Hobsbawm, la “Historia del siglo XX” es uno de las mejores síntesis del siglo.  Muy recomendable.)

Intellectual Origins of Islamic Resurgence in the Modern Arab World. Ibrahim M. Abu-Rabi.  Albany, 1995.  State University of New York Press.

L’hegemonie americaine face au multipolarisme emergent. Saida Bedar.  Le Debat Stratégique N° 72.  Paris, fevrier 2004.  CIRPES.

La conduite de la guerre de 1789 à nos jours. J.F.C. Fuller. Paris, 1963.  Ed. Payot.

Las guerras del futuro. La supervivencia en el alba del siglo XXI. Alvin Toffler.  Madrid, 1994.  Plaza & Janés Edit.

Powder Kegt in the Middle East: The struggle for Gulf Security. G. Kemp – J. G. Stein.  London, 1995. Rowman & Littlefield

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La cambiante naturaleza de la amenaza y del conflicto en el siglo xxi en GEOPOLITICASUR.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: